cargando

EL PROCESO

Una forma de expresión

A Noa Komorebi le gusta revestir sus obras de nuevos formatos, plasmando nuevas imágenes tan sugerentes como la realidad de las miradas que consigue transmitir.

Le inspiran las ciudades que visita, la música francesa de Zaz y Charles Aznavour, su refugio en la vital y bohemia Tel Aviv, la desconexión en su trocito de isla ibicenca, la tradición y los detalles brocados de los trajes de berberisca, así como el amor por el dibujo contemporáneo.

Sombras vagas, pasión por el rostro femenino, el baile entre la mirada y la sonrisa, la captura de un instante emocional, sus obras están muy vinculadas a la mujer como icono. El proceso creativo desde su inspiración hasta su producción final, puede prolongarse durante semanas.

Su leitmotiv es la frase “Yo tengo un sueño”, y encuentra su significado en cada efervescencia de sus producciones.

Su técnica pictórica de dibujo lineal la consigue a través de la rugosidad del papel y la mezcla de diversas tintas japonesas y pigmentos.

Con su característico sello “total White”, y una huella limpia y de líneas sensuales, el color blanco y negro reivindican el contraste, y el dominio de la técnica.